Actividades básicas e instrumentales en relación a la situación de fragilidad

Contenido principal del artículo

Miriam Santamaría -Peláez
Jerónimo González-Bernal
Josefa González-Santos
Maha Jahouh
Carla Collazo Riobó

Resumen

Esta investigación descriptiva transversal estudia la relación de la situación de fragilidad en adultos mayores y la existencia o no de dependencia para las actividades de la vida diaria divididas en básicas e instrumentales con una muestra de 194 personas mayores institucionalizadas. La fragilidad se mide con la herramienta Short Physical Performance Battery, las actividades básicas de la vida diaria mediante el Índice de Barthel y las actividades instrumentales de la vida diaria con la escala de Lawton y Brody.
Los resultados descriptivos muestran como las medias obtenidas en ambas actividades de la vida diaria disminuyen según el continumm robusto-prefrágil-frágil-dependiente avanza hacia la dependencia. Las diferencias en todas las subescalas de la Short Phisical Performance Battery son significativas, al igual que en Barthel y Lawton y Brody (p menor que ,001). En relación al Barthel y los grupos del SPPB se encuentra que todos los grupos obtienen diferencias significativas entre sí (,007 mayor que p mayor que ,001) excepto en la relación robusto-frágil, en el que las diferencias no son significativas. En cuanto Lawton y Brody las diferencias son significativas (,041 mayor que p mayor que ,001); exceptuando el caso de los grupos frágil y prefrágil.
Las diferencias encontradas entre los grupos permiten un diagnóstico precoz e intervenciones
encaminadas a la prevenir o revertir el avance hacia una situación de dependencia.

Descargas

Los datos de descargas todavía no están disponibles.

Detalles del artículo

Sección
Artículos

Citas

Abizanda Soler, P. y Rodríguez Mañas, L. (2014). Evolución histórica del término “fragilidad”. Realidad actual. En S. E. Gerontología, Guía de buena práctica clínica en geratría. Fragilidad y nutricion en el anciano. Madrid, España: Coordinación editorial: International Marketing and Communication.

Abizanda, P., Sánchez-Jurado, P., Romero, L., Paterna, G., Martinez-Sánchez, E. y Atienzar-Núñez, P. (2011). Prevalence of frailty in a Spanish elderly population: The Frailty and Dependence in Albacete Study. Journal of the American Geriatrics Society, 59(7), 1356-1359.

Blanca, M. J., Alarcón, R., Arnau, J., Bono, R. y Bendayan, R. (2017). Non-normal data: Is ANOVA still a valid option? Psicothema, 29(4), 552-557.

Boyd, C. M., Xue, Q. L., Simpson, C. F., Guralnik, J. M. y Fried, L. P. (2005). Frailty, hospitalization and progression of disability in a cohort of disabled older womes. The American Journal of Medicine, 118, 1225-1231.

Centro Nacional de Excelencia Tecnológica y Salud (CENETEC). (2014). Diagnóstico y Tratamiento del síndrome de fragilidad en el adulto mayor. Guía de Referencia Rápida. Catálogo Maestro de Guían de Práctica Clínica. México D.F.

Da Silva González, Á., y Da Silva Domingo, G. (2017). La fragilidad. (I. R. Psicología, Ed.) International Journal of Developmental and Educational Psychology, 1(2), 13-32.

Dasgupta, M., Rolfson, D. B., Stolee, P., Borrie, M. J. y Speechley, M. (2007). Frailty is associated with postoperative complications in older adults with medical problams. Archives of Gerontology and Geriatrics, 48, 78-83.

Espinoza, S. E. y Fried, L. P. (2007). Risk factors for frailty in the older adult. Clinical Geriatrics, 15(6), 37-44.

Espinoza, S. y Walston, J. D. (2005). Frailty in older adults: Insights and interventions. Cleve Clin J Med, 72(12), 1105-1112.

Hilmer, S. N., Perera, V., Mitchel, S. y Murnion, B. P. (Diciembre de 2009). The assessment of frailty in older people in acute care. Australian Journal on Ageing, 28(4), 182-188.

Lesende, M., Gorroñogoitia, A., Gómez, J., Cortés, J. y Soler, P. (2010). El anciano frágil. Detección y manejo en atención primaria. Atención Primaria, 42(7), 388-393.

Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. (2014). Documento consenso sobre fragilidad y caídas. Estrategia de promoción de la Salud y Prevención en el SNS. (S. S. Ministerio de Sanidad, Ed.) Madrid, España.

Redín, J. M. (1999). Valoración geriátrica integral (I). Evaluación del paciente geriátrico y concepto de fragilidad. ANALES, 22(1), 41-50.

Rockwood, K. (2005). What would make a definition of frailty successful? Age Ageing, 34(5), 432- 434.

Rolfson, D. B., Majumdar, S. R., Tahir, A. S. y Tsuyuki, R. T. (2001). Content validatios of a frailty checklist derived from comprenhensive geriatric assessment. Gerontology, 47

Rolfson, D. B., Mitnitski, A. y Rockwood, K. (2006). Cross validation of the Edmonton Frail Scale in a population survey. Annual meetin of the Canadian Geriatric Society.

Roubenoff, R. (2000). Sarcopenia: A major modifiable cause of frailty in the elderly. Journal of Nutrition Health and Aging(4), 140-142.

Walston, J. (2004). Frailty- the search for underlying causes. Sci Aging Knowledge Envirom, 2004(4).

Walston, J. (2012). Frailty. En D. Basow, UpToDate. Waltham: DS.